(Madrid).- Dos estudios importantes basados en el mayor y más extenso ensayo clínico sobre los efectos de la semaglutida (wegovy) en más de 17.000 adultos con sobrepeso y obesidad, pero sin diabetes, revelan que los pacientes perdieron en promedio el 10% de su peso corporal y más de 7 cm de circunferencia de cintura después de 4 años.

Además, los hallazgos también indican que la semaglutida ofrece beneficios cardiovasculares independientemente del peso inicial y la cantidad de peso perdido, sugiriendo que incluso los pacientes con obesidad leve o aquellos que no pierden peso probablemente obtendrán alguna ventaja.

La pérdida de peso se mantuvo en hombres y mujeres de todas las razas, edades y tamaños corporales, con una menor incidencia de eventos adversos graves en comparación con el placebo. Más de la mitad de los adultos que tomaron semaglutida bajaron al menos una categoría de índice de masa corporal (IMC) después de dos años, en comparación con el 16% que recibió placebo. Además, el 12% alcanzó un IMC saludable (25 kg/m² o menos) en comparación con el 1% del grupo placebo.

Semaglutida, un medicamento GLP-1 inicialmente prescrito para adultos con diabetes tipo 2, también está aprobado para la pérdida de peso en personas con obesidad o sobrepeso que enfrentan al menos otro problema de salud. Esta clase de fármacos simula las funciones de las hormonas incretinas naturales del cuerpo, ayudando a reducir los niveles de azúcar en sangre después de las comidas y controlando la ingesta calórica diaria.

Entre octubre de 2018 y junio de 2023, 17.604 adultos (de 45 años o más; 72% hombres) de 804 regiones en 41 países con sobrepeso u obesidad (IMC de 27 kg/m² o más) participaron en el ensayo SELECT. Estas personas fueron tratadas con semaglutida (2.4 mg) o placebo durante un promedio de 40 meses. Los participantes habían experimentado previamente un infarto, accidente cerebrovascular y/o enfermedad arterial periférica, pero no padecían diabetes tipo 1 o tipo 2 al inicio del estudio.

Los investigadores analizaron marcadores de obesidad como la composición corporal y la distribución de grasa, incluyendo la circunferencia de cintura y la relación cintura-altura, para evaluar el efecto de la semaglutida sobre la grasa abdominal central, que está asociada con un mayor riesgo cardiovascular.

El primer estudio, dirigido por Donna Ryan del Centro de Investigación Biomédica Pennington en Nueva Orleans (EE.UU.), y publicado en 'Nature Medicine', muestra que el tratamiento semanal con semaglutida puede producir una pérdida de peso significativa y sostenida, reduciendo el tamaño de la cintura durante al menos cuatro años. En el grupo de semaglutida, la pérdida de peso continuó hasta la semana 65 y se mantuvo durante los cuatro años del estudio, con una pérdida promedio del 10.2% del peso corporal y 7.7 cm de circunferencia de cintura.

Salud cardiovascular

El segundo, liderado por John Deanfield, del University College London (Reino Unido), examinó la relación entre las medidas de peso inicial y el cambio de peso con los resultados cardiovasculares. Los hallazgos mostraron que la semaglutida ofreció beneficios cardiovasculares independientemente del peso inicial y la cantidad de peso perdido, sugiriendo mejoras en los resultados cardiovasculares incluso para aquellos con obesidad leve o que perdieron peso moderadamente.

Estos resultados tienen importantes implicaciones clínicas según los investigadores. «Aproximadamente la mitad de los pacientes en mi consulta cardiovascular tienen niveles de peso similares a los del ensayo SELECT y es probable que obtengan beneficios al tomar semaglutida además de su tratamiento habitual», señala Deanfield.

Además, los hallazgos sugieren que los beneficios de la semaglutida en la reducción del riesgo cardiovascular pueden deberse a otros efectos más allá de la pérdida de peso, como impactos positivos en el azúcar en sangre, la presión arterial o la inflamación, y efectos directos en el músculo cardíaco y los vasos sanguíneos.

A pesar de estos hallazgos significativos, los autores advierten que el ensayo SELECT no es un ensayo de prevención primaria, por lo que los datos no pueden extrapolarse a todos los adultos con sobrepeso y obesidad para prevenir eventos cardiovasculares adversos mayores. Asimismo, aunque el estudio fue grande y diverso, no incluyó suficientes individuos de diferentes grupos raciales para comprender completamente los efectos potenciales en estas poblaciones.

Fuente: ABC Salud