(Madrid).- Los fumadores no tienen bastante con fumar sino que según investigación presentada en el Congreso Europeo sobre Obesidad (ECO) tienden a comer menos y tener hábitos alimentarios menos saludables que los no fumadores, lo que podría ayudar a explicar por qué los fumadores a menudo aumentan de peso cuando dejan de fumar.

El estudio, en el que participaron más de 80.000 adultos del Reino Unido, subraya la importancia de ofrecer apoyo nutricional y de control de peso a los fumadores, en particular a aquellos que intentan dejar de fumar.

Las personas que fuman suelen tener un peso corporal y un índice de masa corporal (IMC) más bajos que los no fumadores; sin embargo, dejar de fumar se asocia con un aumento de peso. La evidencia también indica que los fumadores pueden fumar para controlar su apetito y peso.

La investigación preclínica sugiere que la nicotina contenida en el tabaco puede suprimir el apetito e influir en la conducta alimentaria posterior. Sin embargo, la relación entre fumar y la conducta alimentaria en humanos no está clara.

En este trabajo, investigadores de la Universidad de Loughborough y la Universidad de Leicester examinaron las asociaciones entre el hábito tabáquico y comer y los comportamientos dietéticos en un 83.000 adultos (de 18 años o más) recopilados durante programas de evaluación de la salud entre 2004 y 2022 por una organización benéfica de atención sanitaria con sede en el Reino Unido (Nuffield Health).

Los participantes se dividieron en dos grupos según su condición de fumadores (6.454 adultos; edad promedio 40 años, IMC 26,0 kg², 37% mujeres) o no fumadores (77.327 adultos; edad promedio 44, IMC 25,7 kg², 38% mujeres). .

Todos los participantes completaron cuestionarios en los que se les preguntaba sobre su edad, sexo, estatus socioeconómico y tabaquismo, así como sobre sus conductas alimentarias y dietéticas habituales.

Después de ajustar por edad, sexo y nivel socioeconómico, se encontró que los fumadores tienen el doble de probabilidades de omitir comidas y un 50% más de probabilidades de pasar largos períodos sin comer. Además, son menos propensos a comer bocadillos entre comidas y más propensos a agregar sal y azúcar a sus alimentos.

El estudio también señala que los fumadores tienden a consumir menos alimentos dulces entre comidas y como postre, pero tienen más probabilidades de optar por alimentos fritos. Estas relaciones fueron más pronunciadas en personas mayores y en hombres, lo que sugiere una mayor susceptibilidad en estos grupos a hábitos alimentarios menos saludables asociados con el tabaquismo.

Scott Willis, investigador principal del estudio, señala que la preocupación por el aumento de peso a menudo impide que los fumadores intenten dejar el hábito. Los hallazgos del estudio sugieren que el tabaquismo está asociado con una ingesta reducida de alimentos y una dieta de menor calidad, lo que puede explicar el aumento de peso observado cuando las personas dejan de fumar.

La preocupación por el aumento de peso a menudo impide que los fumadores intenten dejar el hábito

Arwa Alruwaili, autor principal del estudio, destaca la importancia de proporcionar apoyo nutricional y de control del peso en los esfuerzos para prevenir y reducir el tabaquismo. Mejorar los hábitos alimentarios podría promover intentos más exitosos de dejar de fumar y reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con el tabaquismo y la mala alimentación.

Los investigadores advierten que los resultados son observacionales y que no se puede establecer un vínculo definitivo de causa y efecto entre el tabaquismo y los hábitos alimentarios alterados. Además, el estudio no tiene en cuenta otros factores de riesgo conocidos que podrían influir en los resultados, como la salud mental y los niveles de actividad física.

Los hábitos alimentarios autoinformados también pueden introducir sesgos de recuerdo, lo que puede afectar los resultados del estudio.

Fuente: ABC Salud