(Buenos Aires).- Hugo Magonza, actual presidente de la Asociación Civil de Entidades Médicas Integradas (ACAMI) y director general del CEMIC, reemplazará en el cargo a Claudio Belocopitt como presidente de la Unión Argentina de Salud (UAS).

A través de una asamblea extraordinaria, las cámaras y asociaciones integrantes de la Unión Argentina de Salud, eligieron por unanimidad de las instituciones presentes a Hugo Magonza como presidente de la misma. Completará el mandato anterior hasta el mes de marzo próximo, dijeron  voceros de la UAS.

El consejo directivo que acompañará a Magonza estará conformado por Juan Carlos Villa Larroudet (presidente de Omint), como vicepresidente primero, y Jorge Cherro (presidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados, ADECRA), como vicepresidente segundo.

Observadores de estos cambios e integrantes de la UAS analizaron que la organización con las nuevas autoridades parece tender a tener un sesgo direccional más orientado a los prestadores en lugar de a los financiadores como venía siendo hasta ahora. Otro dato importante es que en plena renovación de autoridades Luis Fontana, director general de OSDE, que hasta ahora esta ahora era secretario de la UAS, decidió renunciar a su cargo y será reemplazado por Marcelo Kaufman, presidente de CEDIM (Cámara de Entidades de Diagnóstico y Tratamiento Ambulatorio). Ni Fontana ni OSDE informaron al cierre de esta nota sobre los motivos de la decisión.

El nuevo presidente de la entidad se manifestó a favor de insistir con la necesidad del diálogo entre todos los sectores que forman parte del sistema de la salud privada. La única opción que debe descartarse es la de no trabajar entre todos para encontrar soluciones sustentables a fin de resolver la grave crisis que sufre el sistema de salud, dijo Magonza, y agregó, es imprescindible que construyamos una mesa de trabajo entre todos los actores para definir cuestiones de fondo y resolver las distorsiones que las sucesivas regulaciones fueron afectando al sistema hasta llevarlo a la situación crítica con la que nos encontramos hoy”.

Sobre cual es el punto de vista  de la UAS sobre la obligación judicial que tienen las prepagas ahora de devolver lo cobrado de más en las cuotas de los últimos meses. La realidad de las entidades son muy distintas. Hay algunas que podrán devolver y otras que estarán imposibilitadas en el corto plazo porque ese dinero está gastado. La reunión del día 27 de mayo uno puede ir a contar que no hubo abusos ni excesos. El sistema estuvo 12 años pisado, dijo Magonza.

El nuevo presidente de la UAS se refiere a la audiencia que el juez Juan Rafael Stinco, titular del Juzgado Civil y Comercial Federal N°3, convocó para el lunes 27 de mayo a las 10 de la mañana para tratar del tema de las devoluciones. Fue una concesión a las prepagas, ya que el plan original era que las empresas tuvieran que presentar un plan de devolución del dinero a más tardar el 20 de mayo por la mañana.

Rechazo de la "cartelización"

ACAMI, que agrupa a las instituciones prestadoras y financiadoras de la salud privada sin fines de lucro, ya había emitido un comunicado el lunes de la semana pasada, en el que quedó expuesto el pensamiento de Magonza sobre el conflicto de las prepagas. Allí rechazó la acusación de cartelización: Los aumentos de las cuotas no han sido uniformes, existiendo amplias brechas entre los montos de incrementos y los momentos de aplicación entre los distintos financiadores.

Magonza también afirmó allí los aumentos en los aranceles prepagos, a pesar de su impacto en el bolsillo de los afiliados, no llegan a recomponer años de atrasos, ocasionados por la regulación de la medicina privada, existente desde 2012 hasta 2023. Y agregó: En el mismo periodo se agregaron a la cobertura más de 100 leyes que obligaron al sistema a cubrir el tratamiento de enfermedades, sin definir la contrapartida para su financiamiento.

Ahora, en un nuevo comunicado tras ser oficializado su nuevo cargo, Magonza dijo: No somos actores políticos, sólo actores de la salud que integramos un sistema cuyas variables son extremadamente sensibles y que requieren miradas técnicas dentro de un marco de una política sanitaria nacional, agregó. En ese sentido -el ejecutivo insistió- necesitamos sentarnos a dialogar con la convicción de que todos queremos que el sistema de salud funcione, porque de ello depende la tranquilidad de millones de argentinos.

Ante la pregunta sobre si buscará reunirse con el Gobierno para poder encausar ese diálogo, dijo que la idea es ayudar al Gobierno y al sector para que haya una mejora. Nos vamos a ir acercando a las autoridades. Tenemos mucha experiencia para aportar, de ayudar a distintos gobiernos de mirar a donde hay que mirar.

Por eso -siguió Magonza- resulta imprescindible avanzar en un Plan Nacional de Salud que sea solidario, accesible, equitativo y sostenible, bajo la supervisión de las autoridades, con un marco jurídico claro y estable que evite su desnaturalización, dijo y finalizó: Vamos a tener mucho trabajo y muchos frentes que abordar.

Fuente Clarín